02 agosto 2017

Actos vandálicos en la Cueva de las Hediondas de Casares.

Rotura de estalactitas y grafitis en el interior de una cavidad singular para la que se reclama protección.

Los espeleólogos del Grupo de Exploraciones Subterráneas  de Casares adscrito a la Federación Andaluza de Espeleología y que trabajan en el levantamiento de una nueva topografía digital de la cavidad,  encontraron toda la cueva destrozada en sus diferentes tramos. En la boca de la cavidad, se localizó un cable eléctrico utilizado a modo de cuerda para acceder a la cueva. En la conocida como ‘Sala del Gour’ se han realizado grafitis de grandes dimensiones en varias de las paredes, así como roturas de formaciones calcáreas que tardaron miles de años en formarse. Las pintadas hacen referencia a las localidades a las que pertenecen los presuntos vándalos, junto a sus nombres. Más adelante, en la denominada ‘Sala de las Palmeras’ y en la ‘Sala Final’, también se han registrado grafitis realizados con espray y roturas de formaciones litogénicas.

Estado en que dejaron las paredes de la cueva.(Foto Jorge Romo)

Los espeleólogos han explicado que el destrozo causado «es enorme, porque no han respetado ninguna zona de la cueva y a pesar de todas las jornadas de concienciación y divulgación que realizamos junto al Ayuntamiento de Casares, todavía quedan por ahí vándalos que no respetan ni el menor resquicio de nuestro medio natural».

Los hechos han sido denunciados ante el SEPRONA y tanto los espeleólogos como el Ayuntamiento de Casares han acordado controlar los accesos a la cavidad con la colocación de un cierre de seguridad. Además se va a enviar un escrito a la delegación territorial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para la puesta en marcha de medidas de protección adecuadas.

Desde la Plataforma de Protección de la Sierra de la Utrera han manifestado que la única manera de evitar el continuo deterioro de la Cueva Hedionda 1, y poder controlar los accesos a la misma, será la colocación del cierre oportuno de seguridad y control de accesos a la misma; tal como se viene realizando en otras cavidades de España y otros países de la zona. Y reclaman que tras el cierre de la cavidad se ejecute una campaña de limpieza de la misma para devolverla al mejor estado posible.

No es la primera vez que ocurren actos vandálicos en cavidades de la Sierra de la Utrera, y el Ayuntamiento de Casares puso en marcha en 2015 una normativa para regular la práctica de la espeleología y proteger el patrimonio con la instalación de cierres y la necesidad de solicitar permisos para ser visitadas.

La Federación Andaluza de Espeleología se ha unido a las voces de repulsa contra estos actos vandálicos y espera que el Ayuntamiento de Casares cuente con ellos en las acciones a ejecutar en el futuro como actor de interés sobre la protección de las cuevas y el medio natural en general.



==========================
Federación Andaluza de Espeleología
www.espeleo.es
==========================

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario aparecerá en breve.